Cortados para producir fruto

Todos los que deseamos ser obreros, tenemos una obligation duplicada en relación a la de Palabra de Dios.  Si, por un lado deseamos enseñarla e predicarla, tenemos que reconocer que nuestra principal tarea es permitir que la Palabra de Dios realice, en nosotros, la finalidad para la cual Dios la ha enviado.

Podemos pensar, y declarar, que la estamos estudiando cuando, en realidad, somos nosotros los que estamos siendo examinados.  A la hora de abrir la Biblia nos estamos abriendo para ser examinados por la Palabra de Dios.

El proceso de ser examinados es ventajoso, pero cortante. Provoca dolor.  Si escudriñamos la Palabra, en realidad somos nosotros que estamos siendo escudriñados.  

Examinar algo con mucha atención, tratando de averiguar las interioridades o los detalles menos manifiestos“. Y somos examinados por la Palabra, con tanta atención a detalle, para que los cortes puedan ser precisos, y encontrar lo que precisa ser extirpado en nosotros.

Según la expresión bíblica, los cortes penetran hasta a la profundidad de nuestro ser. Ser examinados (escudriñados) y, luego, cortados–heridos–son una parte necesária de nuestra relación con la Biblia.  Así como en la foto arriba, los sarmientos vivos y fructíferos brotan justamente donde la parra fue cortada por el labrador que ha tomado el cuidado de escudriñar e escoger bien el lugar y forma de cortar la vid y hacerla producir.  Así Jesús habló de la acción de la palabra, como instrumento que nos corta, cuando dijo en Juan 15:2 que cuando somos de Cristo, Dios nos corta, para que seamos fructíferos, y que la Palabra de Dios es el instrumento que él usa.

Como líderes, no podemos darnos el lujo de aproximarnos a la Biblia motivados simplemente por el mensaje que queremos dar.   Nuestro mensaje es nuestra vida examinada por Dios y transformada por los cortes que ha realizado.

Si abrimos la Biblia simplemente para poder enseñarla a otros, estamos encurriendo en grandes riesgos.  Hemos visto a muchos misioneros, pastores y maestros que, finalizando sus carreras, han sido desenmascarados y expuestas sus fallas y descualificaciones. Y corremos este mismo riesgo si, por el deseo de ser maestros, resistimos el proceso cortante y penetrante.

2013-01-09-10-46-21.jpgLos pámpanos que no producen son recogidos y echados a fuego.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s