Introducción a la Biblia

El amor en la Biblia

Algunos evangélicos no quieren celebrar el día de San Valentín porque lo asocian con idolatría y la práctica católica de venerar los “santos.”  Podemos, entretanto, recibir el día de San Valentin como un desafío para que vivamos diferente.  Prestemos atención al amor.  Tomemos tiempo para estar con nuestros entes queridos. Reconozcamos que el amor entre parejas debe ser cultivado.  Dejémonos guiar por el amor en nuestro trato social con los otros.  Aproximémonos a Dios quien inventó y sostiene el amor. Hagamos de esta semana una oportunidad. Meditemos sobre el amor.

A propósito.  La Biblia es una historia de amor. Y el propósito de nuestra clase es que aprendamos a mergullarnos mejor en la Biblia.

La historia de amor en la Biblia es la historia de Jehovah, de sus intenciones y esfuerzos para hacer llegar su bendición a todos.  Dios se deja afectar por lo que sus criaturas hacen. El amor de Dios para con la humanidad requirió de Él mucho más que un montón de cosas rojas y románticas, acabou requiriendo su propio sacrificio personal.

No sólo Dios ama, hombres y mujeres son capaces de amar también, y Dios quiere mobilizar este amor para crear una nueva humanidad comprometida con buenas obras que traen la bendición a todos.  Son muchas las invitaciones en la Biblia para amar y a ser amados.   De los 66 libros en la Biblia, solamente 5 no mencionan directamente el amor.

Nos invita, aunque seamos meras criaturas a participar con él, quien se vulnerabelice ante sus propias criaturas para edificar con ellas un nuevo mundo cuya organización está basada en el amor y no se motiva por el egoismo, la avaricia o la violencia.   Al enfocarnos en una “Introducción a la Biblia”, nos damos cuenta que el amor de Dios para con su creación, para con la humanidad, y especialmente en relación con el pueblo que él compró, es un tema (quien sabe EL TEMA) principal de la Biblia.