Introducción a la Biblia

El amor en la Biblia

Algunos evangélicos no quieren celebrar el día de San Valentín porque lo asocian con idolatría y la práctica católica de venerar los “santos.”  Podemos, entretanto, recibir el día de San Valentin como un desafío para que vivamos diferente.  Prestemos atención al amor.  Tomemos tiempo para estar con nuestros entes queridos. Reconozcamos que el amor de entre parejas debe ser cultivado.  Dejémonos guiar por el amor en nuestro trato social con los otros.  Aproximémonos a Dios que inventó y sostiene el amor. Hagamos de esta semana una oportunidad. Meditemos sobre el amor.

A propósito.  La Biblia es una historia de amor. Y estamos en esta clase para aprender a mergullarnos en la Biblia.

La historia de amor en la Biblia es la historia de Jehovah, de sus intenciones y esfuerzos para hacer llegar su bendición a todos.  Dios se deja afectar por lo que sus criaturas hacen. El amor de Dios para con la humanidad requiere mucho más que un montón de cosas rojas y románticas, acaba requiriendo su propio sacrificio personal.

No sólo Dios ama, hombres y mujeres son capaces de amar también, y Dios quiere mobilizar este amor para crear una nueva humanidad comprometida con buenas obras que traen la bendición a todos.  Son muchas las invitaciones en la Biblia para amar y a ser amados.   De los 66 libros en la Biblia, solamente 5 no mencionan directamente el amor.

Nos invita, aunque seamos meras criaturas a participar con él, quien, para  vulnerables hacia una creación que edificar un nuevo mundo organizado por el amor y no por el egoismo, la avaricia o la violencia.  , y estamos en un curso que se llama, “Introducción a la Biblia”.  El amor de Dios para con su creación, para con la humanidad es un tema (quien sabe EL TEMA) principal de la Biblia.

La Biblia en lenguas humanas

La Biblia en (casi) todos los idiomas del Mundo.

Todavía no todos los seres humanos tienen la Biblia en su idioma.  No existe una traducción de las Sagradas Escrituras en todos las lenguas y dialectos.

Este gráfico está en inglés, pero nos puede ayudar a entender la situación actual de la traducción de la Biblia a idiomas que todavía la esperan.  Casi 2000 años después de que se terminó de escribir la Biblia,  sigue muchas  personas  siguen sin poder  leer  o  escuchar la Biblia en su lengua  materna.bible-translation-needs

La gráfica fue tomada del sitio de First Fruit, Inc.

A la luz de esta gráfica podemos poner en perspectiva nuestra facilidad para leer y oír la Biblia en los varios idiomas representados entre nosotros en la clase.

Aún en los idiomas dónde se ha iniciado una traducción de la Biblia, la tarea está incompleta.  En muchos casos sólo se ha traducido el Nuevo Testamento.  Muchas veces cuando otras literaturas o documentos oficiales no han sido escritos en lenguas indígenas la gente prefiere alfabetizarse en el idioma “mayoritaria” como es el caso en la mayoría de los países de América.

Muchas veces las traducciones de la Biblia son hechas por personas de afuera, no por los que ya hablan el idioma o dialecto.  Pero en Oaxaca, Mexico, la región del mundo donde se encuentra la mayor diversidad lingüística en todo el mundo, hay un grupo de indígenas quienes se dedican a la tarea de traducción.  Existe otro grupo, en Perú, que trabaja para que haya materiales bíblicos y seculares en el díalecto Ayacucho del idioma Quechua.   No sólo traducen las porciones de la Biblia que aún hacen falta en los muchos idiomas de la región, como también traducen otros textos importantes.

Introducción a la Biblia

Palabra de Dios y Palabra de hombre

Ayer escribi algo sobre algunas Biblias de Estudio disponibles castellano.   Es un buen contexto para pensar sobre la diferencia entre “la Palabra de Dios” y las palabras de hombres.

En estas Biblias de esudio, el texto biblico viene con “notas” al lado o abajo.  Si la Biblia, dividida en versículos, es “Palabra de Dios”, estas notas son “palabras de hombre (o mujer).”   Cuando uno le las Biblias de Estudio algunos tienen dificultad para darse cuenta de la diferencia entre una palabra y otra donde, de un lado se encuentran palabras humanas y, del otro, la palabra de Dios.  como-puede-ser-la-biblia-la-palabra-de-dios-si-fue-escrita-por-hombres-1-638

Tal vez nos ayuda ver las dos palabras lado a lado.  No porque necesitamos que hombres nos interpreten a Dios.   Lo que buscamos es que Dios inteprete nuestras vidas.

Caminar con Dios es un constante diálogo con el Señor por iniciativa suya.  Él se acerca a nosotros y nos invita a producir, con él, bendición para la humanidad.  Y, en cuanto a la Palabra de Dios, hombres y mujeres de la antigüedad fueron el medio por el cual nos ha llegado la Biblia.  Y hemos aprendido a prestar atención al texto bíblico por causa de mujeres y hombres en la actualidad.

Sin embargo, alimentamos nuestra expectativa de que el texto nos abra una linea directa de Dios.  Tememos que lleguemos al texto mezclando intereses humanos (nuestros y de otros) e impidamos nuestro reconocimiento de la Palabra de Dios.  Lo que deseamos es poder interpretar correctamente la Biblia.  Queremos entender qué quiere Dios de nosotros.  Acabamos descubriendo que Dios no quiere darnos un librito con diez pasos para la santidad.  Quiere caminar junto con nosotros.   Por medio de Sus Palabras, nos busca y nos pregunta,

<<¿qué quieren?

<<¿dónde están?>>

Volviendo a las Biblias de Estudio,  surgen problemas cuando las notas al margen del texto bíblico limitan nuestra apertura a Dios.  En muchos casos, estas notas promueven una tendencia teológica particular, de un solo autor que quiere promover su forma de interpretar la Biblia.  A la vez, las diferencias de opinion entre estos autores parecen incomodar.  Para el lector sabio, son una invitación para entrar en el diálogo entre hombres, mujeres y Dios a la luz de la Biblia.  Pero las Biblias con un solo autor acaban aislado el lector del diálogo entre los comentaristas y posiblemente con Dios.

Bueno, comenté sobre mis inquietudes con un amigo que produjo una linda Biblia de Estudio en otro país.  Me dijo lo siguiente:

La única forma de librarse totalmente de la “palabra del hombre” es siempre cargar  los manuscritos originales en hebreo y griego.  Cualquier versión traducida, con capítulos y versículos numerados, ya está “contaminada” (si de veras crees en una pureza original).  Es, de todas formas, una ingenuidad creer que alguien puede leer la “palabra de Dios” independiente de palabras de hombres. Por lo menos no es posible para alguien que haya escuchado un sermón, ido a la Escuela Dominical, o leído algún comentario u otro libro cristiano.

Lo único que hace una Biblia de Estudio es hacer más explícita esta relación entre Palabra de Dios y Palabra de Hombre.   Estas Biblias pueden producir un mejor ambiente porque cuando las leímos podemos aceptar o rechazar las notas.  Las Sociedades Bíblicas insisten en imprimir el texto bíblico en un color diferente del de los otros textos en la Biblia de Estudio.

Aún así, no me siento tan confortable con las Biblias de Estudio que enfatizan un tema específico.  Prefiero Biblias de Estudio con enfoque histórico, contextual y sobre el contenido del propio texto bíblico.  Y de las varias Biblias de Estudio, la que verdaderamente hace falta es la que enfoca sobre el hilo conductor de la Biblia entera:  la misión de Dios para redimir su buena creación.